miércoles, 31 de agosto de 2016

BRAZO HELADO DE CHOCOLATE, DULCE DE LECHE Y ALMENDRAS SALADAS

·         
Antes de que se despida el verano oficialmente quería compartir esta receta de brazo helado que puede resultar muy apropiada como postre estival. No obstante, aquí en Canarias septiembre en un mes de verano pleno. Muchos años hay mejor tiempo que en agosto, así que nosotros seguiremos practicando recetas frías un largo tiempo aún.  Para preparar esta receta hay que tener el helado hecho previamente y el bizcocho también ha de estar frío, por lo que es mejor preparar ambas cosas de un día para otro. 
Ingredientes para el bizcocho:
4 huevos
125 gramos de azúcar
100 gramos de harina
25 gramos de cacao en polvo sin azúcar
un poco de esencia de vainilla.
una pizca de sal
Ingredientes para el helado:
200 g de leche
200 g de nata
3 yemas
50 g de azúcar invertido o miel 
450 g de dulce de leche 
Ingredientes para la cubierta:
150 gramos de chocolate cobertura.
Adornos en forma de cono de chocolate blanco y negro
Almendras con cáscara, saladas tostadas y troceadas.
Preparación del bizcocho:
Ponemos el horno a calentar a 180 grados. Preparamos una bandeja plana para hornear, cubriéndola con mantequilla y un poco de harina, sacudiendo el exceso, o con spray antiadherente. En un bol batimos los huevos con el azúcar y la vainilla hasta que triplique su volumen y blanquee la mezcla. Si montamos con un robot de cocina lo haremos con unas varillas a máxima velocidad durante unos 10 minutos. A continuación añadimos la harina previamente tamizada, el cacao, la sal y mezclamos suavemente con movimientos envolventes. Pasamos la mezcla a la bandeja procurando que esté uniformemente distribuida y horneamos durante 15 minutos aproximadamente para las cantidades que se han descrito, vigilando su cocción y pinchando con una brocheta para comprobar la misma. (Yo uso para hornear los bizcochos en plancha un tapete de silicona específico para este tipo de bizcochos y me va muy bien). Cuando esté hecho, desmoldamos y mantenemos enrollado con ayuda de un paño limpio hasta que se enfríe.
Preparación del helado (en  este caso se usóThermomix para preparar la base):
Calentamos la leche y la nata programando 5 minutos, 90º, velocidad 2. Retiramos y reservamos. Sin lavar el vaso, ponemos la mariposa en la cuchillas. Agregamos las yemas y el azúcar invertido. Programamos  5 minutos, velocidad 3½. Terminado el tiempo, programamos 8 minutos, 90º, velocidad 2. Y vamos vertiendo la mezcla de leche caliente que teníamos reservada. A continuación, incorporamos el dulce de leche y lo mezclamos durante 2 minutos, velocidad 2.Retiramos, dejamos enfriar a temperatura ambiente y una vez frío, lo refrigeraremos durante toda la noche en la nevera. A la mañana siguiente, mantecamos el helado en nuestra heladora siguiendo las instrucciones de uso del fabricante. Cuando ya lo tengamos listo, lo guardaremos en un recipiente apto para el congelador durante al menos dos horas.  
Montaje:
Desenrollamos nuestro bizcocho, rellenamos bien con el helado sin llegar del todo a los bordes. Y enrollamos de nuevo. Cubrimos con film y guardamos de nuevo en el congelador en un recipiente de cake alargado para que no pierda la forma.
En el momento de consumir bañamos con el chocolate derretido al baño maría y adornamos a nuestro gusto. El toque de las almendras saladas lo recomiendo especialmente porque hace un buen contraste con los restantes ingredientes dulces. Es mejor cortarle los extremos en el momento de llevar a la mesa cuando esté bien congelado y con los adornos colocados.
También es posible finalizarlo completamente y congelarlo ya decorado. Para servirlo puede acompañarse de una salsa de chocolate caliente.
¡Disfruten del final de verano!

miércoles, 24 de agosto de 2016

TARTA DE QUESO Y MORAS SILVESTRES


Otro cumpleaños de mi familia  en agosto,  es el de mi hermana. Cumplió 52 y es la mejor degustadora que tengo, porque todo le encanta, pero sabe distinguir algo que para mi es crucial,  cuando una receta es demasiado dulce. Su opinión en esta ocasión era que le encantaba, porque era una tarta fresca, suave y con una presentación bastante llamativa. Confieso que cuando vi este tipo de presentaciones de tartas me quedé enamorada de esa mezcla de frutas y flores. Aprovechando que tengo pensamientos y tagetes plantados, la decoración de esta cheescake de moras tenía que ser esa. Además a ella le va divinamente, es bastante "flowe power", se pirria por la naturaleza, las flores y las frutas frescas.
Las moras no son de mi casa, pero son cogidas de un caminito lleno de zarzas que tengo al lado, así que la tarta no puede ser mas silvestre.
Se puede preparar con antelación y no necesitamos encender el horno, así que en verano se convierten en mis favoritas toda clase de tartas de queso, mousse y charlotas.

Cheescake de moras
INGREDIENTES  para molde de 23 cm:

Base de galleta Digestive machacadas y mezcladas con mantequilla y canela

750 g de queso fresco de untar. En este caso usé San Millán
300 ml de nata para montar (35% materia grasa) + 3 cucharadas de azúcar
450 g de moras  frescas o congeladas
200 g de azúcar
6 hojas de gelatina

Para decorar
Mermelada de mora
Frutas y flores

A mi me gusta poner en el molde unas tiras de acetato o papel de hornear por los bordes. De esta manera queda mas limpio cuando desmoldamos. Pero no es algo indispensable, puedes pasar perfectamente el cuchillo por el borde y ya está.
Ponemos de remojo en agua las hojas de gelatina hasta que ablanden, que suele ser unos 10 minutos.
Ponemos las frutas con el azúcar al fuego durante unos 15 minutos hirviendo bajito para formar una fruta en almíbar. Apartar del fuego y dejar templar. Apartamos del almíbar caliente tres o cuatro cucharadas donde diluiremos las hojas de gelatina.
Mientras batimos el queso  crema al que añadiremos la fruta en almíbar cuando esté casi fría. Mezclamos bien.
Montar la nata sin que llegue a estar firme del todo, mas bien semi montada  y mezclar con la crema de frutas. Siempre envolviendo no removiendo, para que no pierda aire la nata.
Verter sobre  el molde  y a la nevera al menos 6 horas.

Cuando este cuajada pincelamos con la mermelada de mora y decoramos como mas nos guste. Frutas, chocolate blanco, flores, o simplemente nada.  Y ahora desmoldamos con mucho cuidado.

Cheescake de moras silvestres

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...